La arborización urbana más grande de Chile

Por Eveling Contreras, encargada de Comunicaciones Campaña «Quillota Respira».

Desde hace dos años, la ciudad de Quillota se ha embarcado en una campaña medioambiental sin precedentes en Chile. El proyecto es mucho más que llenar de árboles la ciudad; se plantea como un medio para informar, sensibilizar, educar y transformar a sus habitantes en una comunidad protagonista que lucha contra el calentamiento global. 

“Vamos a plantar un árbol por habitante”, comprometió el alcalde de Quillota Luis Mella Gajardo el año 2017 en el ‘Foro de Alcaldes Campeones por el Cambio Climático’ de Seúl, Corea del Sur. Y claro, porque el edil es uno de los ‘40 Alcaldes Campeones para el Crecimiento Inclusivo’, seleccionado por la OCDE y la Fundación Ford en marzo del año 2016. Esa promesa activó el trabajo de su municipalidad, que convocó a otras instituciones como Conaf, Duoc UC y Enel para poder cumplir con la gesta en cinco años, a partir de 2018.   

A casi tres meses de que Chile dé inicio a la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU (COP25), Quillota Respira surge como una iniciativa que responde a los compromisos que ha hecho Chile en términos de cambio climático, donde el foco principal está en la disminución de emisiones de C02. Así lo afirma el alcalde Mella, cuando dice que “plantar árboles es un proyecto que reúne todas las condiciones para enfrentar el cambio climático, con la idea de hacer más saludable la vida de las ciudades y de las personas”. 

Dice el refrán popular: “No se quiere lo que no se conoce y no se cuida lo que no se quiere”. En esa línea, Antonella Pellegrini, gerente de Sostenibilidad de Enel Chile, sostiene que “no se trata sólo de plantar un árbol, sino también de sensibilizar a las personas sobre el cuidado del medioambiente y la conservación de los recursos naturales, porque de esto depende nuestra vida y el futuro de las próximas generaciones”. En ese contexto, se están ejecutando plantatones ciudadanas, difusión en medios locales e intervenciones educativas en colegios, juntas de vecinos y jardines infantiles de Quillota. La estrategia busca hacer responsable a la comunidad y que sean ellos mismos los encargados de proteger los árboles y más adelante generar las acciones para el cuidado del planeta. 

Daniela Pecchenino, Directora General de Operaciones de Duoc UC, plantea que “como institución estamos trabajando para el proyecto Quillota Respira porque creemos firmemente que la educación técnico profesional y la investigación aplicada están al servicio de los problemas de las personas”. En ese ámbito, se están desarrollando estudios que generen nuevo conocimiento en gestión medioambiental y faciliten la ejecución del proyecto, como el eventual uso de aguas residuales para regadío y el análisis multiespectral de los ejemplares arbóreos georreferenciados de la ciudad. 

El proceso de plantación contempla un 80% de especies nativas, como maitén, peumo, quebracho, lilén, algarrobo, molle, entre otros. Todos ellos han sido elegidos por sus distintas características: hoja perenne, bajo consumo de agua, raíces no invasivas, altura y diámetro del tronco. El otro 20% corresponde a especies exóticas como el jacarandá y el ciruelo en flor, dadas sus características ornamentales. Los árboles se están plantando en rutas de riego municipal ya existentes para las áreas verdes de la ciudad, por lo tanto su riego es parte de un aprovechamiento hídrico. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *