Poema: «Júbilo»

Por Ramiro Hernández.

«Bellos sueños tu maestría, música;
son posibles las cítaras armoniosas que suspiras.
Tus ecos de mujer sublime mucho confortarían,
sencillez de hombre noble vibraría,
hasta el atardecer, de belleza, tanto inspiraría;
y contagiados, en la imaginación, tu fervor vivirías.
Sueños con estilos sonoros, únicos, en grata vida;
despierta movimientos mutuos concretos,
dispuestos a vivir acciones como emociones vivencias.
Andan en vibraciones confortantes,
posibles para contener nuestro precario tiempo;
qué habrá de hacerte mujer,
qué habrá de hacerte hombre;
si el mundo inmaduro y destrozado tiene la vida
y la música es más del deber ser del amado.

Bellos sueños tu maestría, música;
son posibles las cítaras armoniosas que suspiras.
Tus ecos de mujer sublime mucho confortarían,
sencillez de hombre noble vibraría,
hasta el atardecer, de belleza, tanto inspiraría;
y contagiados, en la imaginación, tu fervor vivirías.
Sueños con estilos sonoros, únicos, en grata vida;
despierta movimientos mutuos concretos,
dispuestos a vivir acciones como emociones vivencias.
Andan en vibraciones confortantes,
posibles para contener nuestro precario tiempo;
qué habrá de hacerte mujer,
qué habrá de hacerte hombre;
si el mundo inmaduro y destrozado tiene la vida
y la música es más del deber ser del amado.».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *