Sucedió después de 65 años

Por Aladino Barrera Pasten, periodista y ex trabajador del diario Clarín de Chile hasta el golpe de Estado

Luego de una pesadilla que duró largos y dolorosos 65 años se produjo el milagroso hallazgo de una placa de bronce grabada perdida a principios de los ´50 del siglo pasado.

Lo importante de esta historia sucedió en 1944 cuando la colonia norteamericana residente en Chile decidió donar un taller de carpintería a la Escuela Hogar Nº 13 de Copiapó, ubicada al final de la Avenida Manuel Antonio Matta, casi frente al monumento erigido a Juan Godoy Normilla, descubridor del fabuloso yacimiento de plata de Chañarcillo. Este gran acontecimiento, ocurrido allá por mayo de 1832, transformó en millonarios a muchas familias que hicieron historia en Copiapó.

Junto con donar dicho taller de carpintería, los estadounidenses, junto a las autoridades de la educación organizaron un concurso de dibujo entre los escolares copiapinos, para agregar al taller una placa recordatoria del primer primer centenario que se acercaba, del primer ferrocarril que corrió en Sudamérica entre Caldera y Copiapó en julio de 1851. El dibujo debía llevar la figura del ingeniero norteamericano, William Whellwright, que organizó el montaje de la susodicha locomotora y una lectura alusiva a dicha efeméride.

El premio de tal concurso lo ganó el suscrito de estas líneas, recibiendo un premio de $100 (cien pesos), que fue una fortuna para un muchacho de doce años y pobre como yo, pero cuyo nombre quedó grabado en un pequeño círculo al lado inferior derecho de la placa de bronce ya mencionada.

Para abreviar un poco este relato melancólico, mi querida Escuela Hogar se incendió y la placa desapareció. Lo primero que pensamos con mi sobrino Óscar Varas, que me ayudaba a buscarla cada vez que iba a Copiapó, la tierra que me vio crecer y educó durante mi adolescencia.

Lo cierto es que suponíamos que la placa se había fundido en el incendio, que la robaron o alguien la habría guardado como un valioso trofeo histórico.

Lo cierto es que el pasado 3 de noviembre de 2017, paseando por Caldera, me llamó la atención una estatua ubicada al frente de lo que fue la estación de F.F.E.E. (actual museo). Al acercarme y leer su nombre, me trajo a la memoria el feliz recuerdo de mi adolescencia. Pero el asombro fu mayor cuando vi la placa a los pies del monumento, igual al dibujo que había hecho el lejano 1941. Como es lógico, en su extremo derecho estaba mi nombre y el año bendito de 1944.

Datos:

Chañarcillo funcionó desde 1832 hasta 1875. En 1848 se abrió el mineral de Tres Puntas.

William Wheelwright nació el 18 de marzo de 1798 y falleció en Londres, en septiembre de 1873.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *